Crítica de cine: La guerra de las galaxias. Episodio VII: El despertar de la fuerza.

Está por todas partes, nos rodea y nos cubre, se encuentra en cada ser vivo y lo conecta todo.

Podría estarme refiriendo a la Fuerza, pero no, me estoy refiriendo a la poderosa y omnipresente campaña promocional de Disney para asegurarse de que cada persona del planeta se entere de que se ha estrenado una nueva película de Star Wars. Muchos la esperaban con ansias, es sin duda el acontecimiento cinematográfico del año. Vaya por delante que yo no tengo tanto asco a la trilogía moderna como parecen tenerla la mayoría de los fans, pero aún así mi impresión (casi certidumbre) es que J.J. Abrahms, que es un buen director, que ha demostrado sobradas veces que se mueve como pez en agua en el género fantástico y de ciencia ficción, haría una buena película que mejoraría bastante a las últimas y, aunque no se quedaría muy lejos,  estaría por debajo de las clásicas.

Los trailers ya dejaban ver ese aspecto más sobrio y a la vez desprendían esa sofisticación que da actualizar la saga a los nuevos tiempos. La cosa pintaba bien. No esperaba salir del cine entusiasmado y dando botes, (mi “hype” con la peli era moderado) pero sí que pensaba que me encontraría un gran entretenimiento que me evocara los mejores momentos de la saga y que me devolviera la pasión por esta historia.

La fuerza no ha acompañado.

A ver, que la peli en sí no es mala, de hecho está rodada con pulso firme, visualmente ha captado el tono perfecto, sin la saturación de CGI de la segunda trilogía pero sin abandonar la espectacularidad visual por ello. Los personajes principales tienen carisma y son tridimensionales, les coges aprecio pronto. Como entretenimiento es buena y posiblemente las nuevas generaciones que la vean sentirán lo que sintieron los chavales del 77.

Sí, todo eso está muy bien, pero tiene un problemilla…

Todo, absolutamente todo lo que sale en la película ya lo has visto antes. Tienes la impresión de estar volviendo a ver otra vez el episodio IV y por momentos parece que hasta hacen gala de ello. La falta de originalidad, lo poquísimo que aporta, la simpleza de su historia (que ni siquiera es una simpleza original, también es sacada de las anteriores) hace que a uno se le quede la impresión de “para este viaje no hacían falta estas alforjas”. En serio, lo único que aporta esta película es la obscena cifra de dinero que va a generar a las arcas de Disney. Por lo demás teníamos 6 películas, mejores o peores, que contaban una historia con su principio y su final. Un final feliz donde todo queda en su sitio y uno ha disfrutado del viaje para ser recompensado con que los malos han caído, los buenos han ganado, y todos están en paz unos con otros. Con amistades forjadas que ya nada podría romper y amores que durarían para siempre.

Entonces ¿a cuento de qué nos devuelven ahora a la casilla de salida? Si van a contar lo mismo que la otra vez con el añadido de mostrarnos la decrepitud de los viejos personajes, mejor podrían habérselo ahorrado y dejarnos con nuestro final feliz.

La trilogía original es mítica, historia del cine. La trilogía moderna tendrá multitud de fallos pero al menos se atreve a ir por terrenos desconocidos. ¿Y esta?, esta está bien hecha y es entretenida, pero la Fuerza se quedó en las otras películas

 

 

 

 

 

 

Anuncios

~ por ultronilimitado en diciembre 23, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: