100 grandes momentos del cómic (X)

Y empezamos la cuenta atrás del top 10, que por petición popular estará dividido en dos entregas. Vamos a ello.

10. La broma más pesada del Joker.

Otra de las incursiones relevantes de Alan Moore en el mundo del cómic mainstream es la novela gráfica conocida como “La broma asesina”, cuyo tema central es la compleja relación entre Batman y el Joker. Pensada en un principio para ser una historia alternativa fuera de la continuidad (algunos análisis del ambiguo final podrían sugerir que Batman mata al Joker) terminó siendo el paradigma en el que se basarían la gran mayoría de las obras posteriores al acercarse a la relación entre el héroe y el villano (e influiría en la adaptación del personaje que hizo Tim Burton en 1989 para la gran pantalla, que tomaba el origen del Joker de esta obra).  La historia en sí no es nada novedosa: una vez más el Joker vuelve a escapar del psiquiátrico Arkham y una vez más vuelve a poner vidas en peligro, pero esta vez es la gota que colma el vaso. En la secuencia más impactante de la historia (y otro argumento a favor de que en un principio no iba a entrar en continuidad) el comisario Gordon y su hija Bárbara (más conocida como Batgirl, de paisano) se encuentran compartiendo una taza de café, cuando llaman al timbre. De manera totalmente despreocupada Bárbara (Batgirl, recordemos) abre la puerta para encontrarse frente a frente con el Joker, que sin pensárselo dos veces le dispara en la tripa y la deja agonizando en el suelo.

dcmoment55b1

El personaje, sin embargo, no moriría, sino que quedaría paralizado de cintura para abajo, alterándolo durante décadas.

 

9. La muerte de Jean Grey.

Habíamos visto anteriormente cómo Jean Grey comenzó a transformarse en Fénix Oscura aniquilando a todo un planeta. Aunque en un principio se pensaba en redimir al personaje de alguna forma y que continuara con sus andanzas con la Patrulla-X, finalmente se llegó a la conclusión de que el crimen cometido era demasiado grande y que Jean no podía continuar siendo una heroína con tan pesada carga, así que se optó por darle un final adecuado. El resultado fue una de esas muertes históricas que quedarían para el recuerdo y dejarían huella en la Patrulla-X. Consciente de la oscuridad que crecía en su interior y sabiendo que representaba un peligro para todo el universo, Jean trazó un plan que la llevaría a enfrentarse a la Patrulla-X debilitándose lo suficiente como para, llegado el momento, poder activar sofisticado armamento alienígena y acabar con su propia vida delante de su amado Cíclope, sacrificándose para salvar al universo de sí misma.

UXM-137-178

 

8. No más mutantes.

En los cómics de principios del presente siglo algo había cambiado en las colecciones mutantes. Aquellos que antes habían sido temidos y odiados por su código genético ahora ya no lo eran tanto. Los mutantes seguían suscitando el rechazo de muchos, y seguían teniendo muchos enemigos, cierto, pero a su vez se había creado un halo de “estar de moda” que hacía que cada vez fueran menos proscritos y más admirados. El guionista Grant Morrison (pese haberse cargado a 16 millones de ellos, como hemos visto) estableció toda una cultura mutante, con artistas mutantes, moda mutante, gastronomía mutante e incluso en Nueva York existía todo un barrio mutante. Parecía que al final los mutantes estaban siendo cada vez más populares y alguien pensó que eso le quitaba la  gracia al concepto de ser temidos y odiados. Para solucionarlo concibieron la saga llamada “Dinastía de M”. En ella se nos contaba como la Bruja Escarlata (a quien hacía poco se le había ido la olla) utilizaba sus poderes para alterar la realidad creando todo un mundo donde los mutantes eran la especie dominante y los humanos corrientes estaban en extinción. Al final tras la pertinente batalla de buenos y malos, la Bruja Escarlata, en su delirio, llega a la conclusión de que los mutantes tienen la culpa de todo y lanza un hechizo que no solo anularía los poderes de la población mutante reduciéndola a menos de 200 individuos, sino que “borraría” el gen-x haciendo que no naciera ningún mutante nuevo nunca más, convirtiendo a los mutantes en una auténtica especie en peligro de extinción. Y todo ello pronunciando 3 palabras: “no más mutantes”.

wpid-photo-apr-4-2012-1131-pm

 

7. La muerte del Capitán América.

Aunque es un acontecimiento que bebía de otra maniobra de marketing similar, muy anterior a esta (de la que pronto hablaremos), la jugada le salió bien a Marvel y no se puede negar que consiguió una atención mediática poco habitual para algo surgido de las páginas de un cómic. La historia se publicitó en los medios no especializados (incluso en España los periódicos se hacían eco de ello) y supuso un éxito de ventas para Marvel. El cómic suscitó además análisis y comparativas con la situación  sociopolítica del momento por su condición de epílogo a la célebre guerra civil de superhéroes, y además tiene todas las papeletas para ser adaptado a la gran pantalla en la próxima película del Capitán América titulada, precisamente, “Civil War”. A grandes rasgos, la historia nos cuenta cómo Steve Rogers, tras perder su guerra con Iron Man y ser hecho prisionero, es conducido para ser juzgado mientras una multitud enfurecida le insulta y la acusa de traidor. Allí mismo, en la escalinata del juzgado, ante el pueblo, que le acusa de ser el nuevo Benedict Arnold, el Capitán América es abatido por un francotirador.

70marvelpanel70

 

6. El capítulo final.

Es uno de los momentos más épicos de Spiderman. Una historia escrita hace casi 50 años que todavía es una de las más grandes del personaje y uno de los primeros ejemplos de la férrea tenacidad de Peter Parker. Supuso además el clímax, y prácticamente el final, de la etapa de Steve Ditko (co-creador del personaje y su dibujante original) que abandonaría la serie unos meses después por discrepancias creativas. El momento clave de la historia nos llega cuando, tras una batalla a muerte con el Dr. Octopus, Spiderman queda sepultado bajo toneladas de maquinaria pesada en la base subacuática del villano, que se está viniendo abajo e inundando por los daños sufridos durante la batalla. Es ahí cuando, aprisionado por la maquinaria, Spiderman empieza a rememorar su carrera como superhéroe (corta desde la perspectiva actual, pero que ya era de algunos años en un momento en el que nadie pensaba que los superhéroes llegarían a ser aquello en lo que después se convertirían) y se acuerda de su anciana tía, que sufre una enfermedad de la que solo se recuperará si consigue llevarle cierto compuesto. Haciendo acopio de fuerzas y exprimiendo su poder arácnido hasta límites que solo su plena determinación le permitía, Spiderman logra zafarse de la pesada maquinaria en una épica e icónica escena que ha sido homenajeada y reproducida muchas veces a lo largo de los años.

asm33-4

Anuncios

~ por ultronilimitado en marzo 27, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: