100 grandes momentos del cómic (IX)

20. Batman vs. Superman.

A pesar de su considerable diferencia de poder, el caballero oscuro y el último hijo de Kripton se han enfrentado en diversas ocasiones a lo largo de la historia (y próximamente en el cine) y el debate sobre quién vencería a quién es recurrente entre los aficionados. Por increíble que parezca, no son pocos los fans que apuestan por Batman en dicho enfrentamiento y para ello normalmente toman como referencia la más memorable de sus peleas, la de la definitoria miniserie escrita por Frank Miller: El retorno del Caballero Oscuro. Ambientada en un futuro ucrónico , en ella tenemos a un Batman envejecido y retirado hace tiempo, que regresa para limpiar su ciudad por última vez, molestando al gobierno cuasitotalitario que rige Estados Unidos, y del que Superman se ha convertido en perro faldero. Esto conduce inevitablemente al enfrentamiento entre los dos héroes, que resulta espectacular y que deja a los fans con la idea de que los recursos y la inteligencia de Batman siempre estarán por encima de la fuerza bruta de Superman.  Personalmente mi opinión en este sentido cuestiona un poco la idea imperante de la victoria de Batman, que se enfrentaba a un Superman todavía no recuperado de haber estado expuesto a una explosión nuclear unos días antes, usando una armadura alimentada por toda la energía de la ciudad, apoyado por una red antiaérea de misiles y con un poco de kriptonita para facilitar las cosas, y teniendo que fingir finalmente su muerte para escapar. Aún así no cabe duda que las imágenes de Batman partiéndole la cara a Superman son poderosas y han quedado para la historia.

MbD6anW

 

19. Batman vs. Capitán América.

Y continúo con otra gran pelea de Batman, mucho más igualada e igualmente histórica, por lo inusual y por lo exquisitamente narrada. En cierto sentido, Batman y el Capitán América son análogos dentro de sus respectivos grupos. Los dos son básicamente seres humanos sin poderes (aunque el Capi algo “dopado”) rodeados de dioses, alienígenas y androides. Ambos confían en su intuición, su carisma y su mente estratégica para marcar la diferencia en un grupo de seres mucho más poderosos que ellos. Visto así, a la hora de asignar “parejas de baile” en el enfrentamiento de los Vengadores y la Liga de la Justicia, parecía lógico que al Capi le correspondiera el hombre murciélago. La genialidad del guionista Kurt Busiek consistió en darse cuenta de que estos dos grandes luchadores no necesitarían realmente pelear para conocer el resultado del combate y así, tras unos momentos de medirse y tantearse, ambos contendientes llegan a la conclusión de lo igualado de sus fuerzas (con ligera ventaja para el Capi) y deciden dejar de perder el tiempo en tonterías y unirse para buscar al auténtico enemigo.

2052975-cap_vs_bat

 

18. La muerte del Capitán Marvel.

El Capitán Marvel es otro ejemplo más de ese arquetipo tan común en la ficción del enemigo extranjero que es seducido por la cultura que se suponía que iba a destruir/conquistar hasta el punto de cambiar de bando. Concebido inicialmente para impedir que la competencia de Marvel Comics (DC Comics) usara la marca “Capitán Marvel”, el personaje era un oficial del imperio Kree enviado a espiarnos, que terminaba por identificarse con nosotros y volverse contra su imperio para proteger la Tierra. Con el tiempo el personaje evolucionaría hasta ser uno de los grandes héroes Marvel, respetado y querido dentro y fuera de las páginas del cómic, hecho que, sin embargo, nunca acabaría totalmente de reflejarse en las ventas de los sucesivos intentos de continuar su colección. Finalmente, la editorial concedió al guionista Jim Starlin (que se había estado ocupando del personaje en los últimos tiempos) la oportunidad de escribir la historia que acabara con el Capitán Marvel. Starlin, que en ese tiempo tenía muy reciente el fallecimiento de su padre por cáncer, concibió una historia intimista, claramente afectada por este hecho, titulada simplemente “La muerte del Capitán Marvel”, y que se convertiría en la primera novela gráfica de Marvel. En ella, en lugar de morir en una épica batalla combatiendo el mal, el héroe descubre que tiene cáncer y aprovecha sus últimos momentos para prepararse y morir en la cama rodeado de todos sus compañeros y amigos.

The-Death-Of-Captain-Marvel-4

 

17. El ataque de los clones.

A mediados de los 90 muchos pensaban que Spiderman estaba estancado (la mayoría situaban el estancamiento en el momento en que decidieron casarlo) y que hacía falta un retorno a los orígenes. Esto, que en sí mismo no es malo, resultó ser un desastre mayúsculo debido a la malvada ocurrencia que tuvieron los responsables del personaje para llevarlo a cabo. Para entender dicha idea primero nos remontaremos hasta mediados de los 70, donde Spiderman corría una aventura en la que uno de sus profesores de universidad se volvía tarumba y decidía crear un clon de nuestro héroe. En el clímax de dicha historia Spiderman se enfrenta a su clon sin que el lector sepa realmente cuál es cuál. Al final uno de los dos Spiderman perece en la lucha y todo el mundo da por sentado que el que ha sobrevivido es el verdadero. Pero alguien, 20 años después, releyendo aquella historia debió de darse cuenta de que en realidad el final era más ambiguo de lo que pretendían sus escritores originales, y a raíz de ella concibió una línea argumental donde el clon de Spiderman, que en realidad no murió, regresaba tras muchos años. Tras meses de giros argumentales, de sorpresas y de tramas enrevesadas, clon y original se ponen de acuerdo para hacerse unos análisis genéticos, y para alucine del personal asistimos a la implacable revelación de que el Spiderman que habíamos leído durante los últimos 20 años era en realidad el clon y el que creíamos muerto era el verdadero Spiderman.

ssm226

 

 

16.  El responsable de todo.

Este momento es realmente heredero del que acabamos de leer, porque como hemos visto, esa tremenda revelación no podía ser el fin de la historia. En realidad para Marvel sí pretendía serlo. La idea de Marvel era que, tras esta revelación y después de otro buen puñado de números estirados como el chicle de crisis existenciales, sorpresas y enfrentamientos varios, el Peter Parker clon (el que llevábamos décadas pensando que era el verdadero) le cedería el manto al original (que hasta ese momento pensábamos que era el clon) y se retiraría con Mary Jane a vivir su vida y cuidar de su futura hija. Así Marvel tendría un Spiderman totalmente nuevo, que al mismo tiempo es el de los primeros tiempos, con el que comenzar casi de cero. Pero, como es obvio, la cosa no cuajó. Las ventas cayeron a los niveles más bajos que se habían visto en mucho tiempo (y de haber habido internet las redes hubieran ardido) y Marvel, que se había encargado de dejar claro dentro y fuera de las páginas que el cambio era definitivo, no tuvo más remedio que dar macha atrás a toda prisa y a última hora. Pero decidieron hacerlo a lo grande. Concibieron un final para la llamada “Saga del clon” que terminara en sorpresa monumental, quizá para tapar las costuras de una historia que por fuerza tenía que ser contradictoria con lo que antes se habían encargado de establecer como cierto. La historia que cerraba la saga contaba como detrás de todo el asunto se escondía un villano que había tirado de los hilos desde el principio y que había manipulado los análisis genéticos. En una de las resurrecciones más polémicas de los últimos tiempos, tras más de 20 años aparentemente muerto, Norman Osborn, el Duende Verde original, revelaba estar vivo y coleando.

ppsm75-2

 

15. El ascenso de Fénix Oscura.

Considerada por muchos como uno de los momentos clave en la trayectoria de la Patrulla-X, la Saga de Fénix Oscura es otro de esos ejemplos de héroe caído en desgracia. En concreto, este momento marca al personaje de Jean Grey de por vida y la transforma, a ojos del universo, en una amenaza a escala cósmica. El hecho ocurre cuando el villano conocido como Mente Maestra “hurga” en la mente de Jean Grey con sus poderes telepáticos, desatando sin querer el lado oscuro del Fénix. Abrumada por lo que se ha despertado en ella, Jean Grey usa el increíble poder el Fénix para apartarse de sus seres queridos y marcharse a una galaxia lejana en un santiamén, pero el viaje la agota más de lo esperado, así que antes de continuar se detiene a reponer fuerzas absorbiendo la energía de una estrella próxima, lo que tiene como daño colateral la destrucción de un planeta habitado por cinco mil millones de seres inteligentes.

marvelmoments57a-620x907

 

14. A Peter Parker le toca la lotería.

Y es que esa es la mejor forma de definir la entrada en la vida de Peter Parker de la espectacular pelirroja que luego se convertiría en la mujer de su vida. Para ser sinceros, Peter, que por aquellos tiempos andaba pensando en su dulce Gwen,  no tenía mucho interés en conocer a la sobrina de Anna, la anciana amiga de la tía May, de la que además sospechaba que no sería muy agraciada. Así que tras bastante tiempo evitando la incómoda cita a ciegas que les querían organizar sus respectivas tías cual celestinas, al final no tuvo escapatoria, por suerte para nuestro héroe. El huracán Mary Jane entró en su vida y ya nunca se iría.

romita_sr_spiderman11

 

13. Superman con el martillo de Thor y el escudo del Capi.

Así es, señores. El héroe más famoso de DC empuñando las armas insignia de los héroes más importantes de Marvel. La imagen es tan icónica que fue la elegida para ser la portada del último capítulo del JLA/Vengadores y causó retortijones a más de un Marvel zombi. En el interior del cómic podemos leer que, aunque Superman porta el escudo del Capi, cedido por este, durante toda la batalla final (con espectaculares resultados en combate) solo sostiene el martillo por un increíble instante en el que suma el poder de Thor al suyo propio para asestar un golpe que difícilmente se volverá a repetir.

thorsuperman

Luego, tras el combate final, quedaría demostrado que lo ocurrido era un hecho singular y que Superman en condiciones normales no podría levantar el Mjolnir. Para alivio de los más marvelitas.

 

12. Un mundo sin héroes.

A principios de los 90 un grupo de jóvenes guionistas y dibujantes que habían adquirido categoría de estrellas por haber elevado a los personajes Marvel a cotas de popularidad nunca vistas, se hartaron de trabajar por cuenta ajena y decidieron fundar su propia editorial para tener control creativo de sus obras. En dicha editorial, llamada Image Comics, siguieron pulverizando records de venta (que no de calidad)  y acrecentando su fama. Marvel, queriendo recuperar a estos “talentos”, hizo un trato por el que conseguía que estas superestrellas relanzaran sus personajes principales (Vengadores y 4 fantásticos) y para ello tenían que comenzar de cero sin las ataduras de la continuidad, por lo que tenían que sacarlos del universo Marvel “tradicional”. Para explicar esto,  Marvel aprovechó la macrosaga “Onslaught” para hacer que los héroes, aparentemente, murieran sacrificándose para detener a la criatura (aunque en realidad serían transportados a otro universo donde empezarían sus aventuras de cero) dejando a un mundo casi huérfano de héroes. Aprovechando este vacío de poder, Marvel sacó adelante toda una hornada de colecciones con héroes tratando de ocupar el espacio de los Vengadores y los 4F, entre las cuales destacó una que ya en los anuncios previos destilaba frescura y espectacularidad por los cuatro costados. Los Thunderbolts se presentaron como un grupo de  brillantes héroes al más puro estilo clásico, llamados a ocupar el lugar de los Vengadores. Los lectores asistíamos a un estupendo primer número cuya última página nos dejaba con el culo torcido, pues este grupo se nos revelaba en realidad como el Barón Zemo y sus Amos del mal, disfrazados para engañar al mundo, en uno de los mayores cliffhangers que se han visto en un cómic Marvel.

thunderboltsreveal

 

11. Spiderman desenmascarado.

Ya he hablado anteriormente de la guerra civil superheroica y de cómo dividió a los héroes entre aquellos que querían mantener su privacidad e independencia y los que creían que debían revelar su identidad y ponerse al servicio de las autoridades. Entre estas dos ideas, encarnadas por el Capitán América y Iron Man respectivamente, se situaba Spiderman. Tras su inclusión como miembro de los Vengadores, Peter Parker había desarrollado una gran amistad con Tony Stark, que se había llegado a convertir casi en una figura paternal, su mentor. Este, en una jugada de esas que los lectores le recriminarían como una de las mayores bajezas cometidas durante la guerra civil, convencía a Peter Parker de que él podría ser el símbolo que otros héroes seguirían. Le convencía de que, por su estatus de total anonimato, si él “salía del armario” haciendo pública su identidad, sería un ejemplo para otros héroes que seguirían sus pasos. Así pues, en un momento muy criticado por un gran número de fans, que lo consideraban contrario a la esencia del personaje, Iron Man convocaba una conferencia de prensa y en ella, ante medios de comunicación de todo el mundo, Spiderman se quitaba la máscara y revelaba públicamente su identidad.

civilwar02

 

Y muy pronto…¡el top 10!

 

Anuncios

~ por ultronilimitado en marzo 15, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: