100 grandes momentos del cómic (II)

Y seguimos repasando los mejores momentos:

90. Spiderman le da una clase práctica sobre poderes arácnidos a Lápida

A finales de los 80 y principios de los 90 las historias de Spiderman se caracterizaron en gran medida por su relación con el mundo del crimen organizado, las guerras de bandas y los enemigos que más que supervillanos eran mafiosos con grandes imperios criminales. En este contexto aparece un nuevo villano, un tal Lápida, contratado por la mafia para encargarse del superhéroe trepamuros. Durante unos cuantos meses el encuentro entre ambos se anticipa, pero no llega a concretarse, y los lectores se preguntan qué tendrá de especial ese Lápida. En principio no tiene poderes de ningún tipo, pero sin embargo en torno a él se ha construido una atmósfera de peligrosidad que hacen ver que puede ser un temible rival para Spiderman. Al final el esperado combate tiene lugar. Lápida chantajea a Peter Parker (Spiderman) para que acuda a entregarle una cinta con pruebas incriminatorias y el encuentro se producirá en el solar de un edificio en construcción, cuando éste acude disfrazado de su arácnido alter-ego, Lápida está preparado y cae sobre él. Spiderman, sorprendido por la audacia del villano es puesto inicialmente contra las cuerdas y recibe un castigo brutal siendo arrojado al vacío. Sin embargo tanto Lápida como los lectores se percatarán enseguida de que pese a la brutalidad del asalto inicial, cuando Spiderman recupera la inciativa, le da una serie de explicaciones con demostración empírica de que en realidad nunca tuvo ninguna posibilidad de vencerle.

SFNF8-7

Al final, tras una pelea espectacular, los lectores descubrimos que se requiere algo más que un matón con fama para poner en aprietos a Spidey.

89. Quásar contempla el horror del Cancerverso.

Sí, habéis leído bien. Cancerverso. Dan Abnet y Andy Lanning, arquitectos de la parcela cósmica del universo Marvel en los últimos años, concibieron una amenaza bastante asquerosita y que da bastante mieditis. Cuando tras una de las típicas guerras entre imperios galácticos el tejido del espacio-tiempo se desgarra, el Vengador cósmico, Quásar, se ofrece voluntario para investigar qué hay al otro lado de la abertura dimensional. Lo que allí encuentra es un universo paralelo poblado por versiones retorcidas de los héroes Marvel de toda la vida. En dicho universo, plagado de referencias Lovecraftianas, la muerte ha sido derrotada, ya nada muere, todo crece y se expande sin control bajo el dominio de entidades interdimensionales de una maldad total que lo corrompe todo. Para comprender mejor qué es a lo que se enfrenta, Quásar intenta tener una visión de conjunto de ese nuevo universo utilizando sus poderes cósmicos, y lo que se encuentra es esto:

1153543-deathless_corpse

Una abominación putrefacta, plagada de vida corrupta, como un cáncer que quiere metastasizarse. Brrrr, que asquito.

88. Thor no deja que Tormenta le haga “la cobra”.

Los guionistas, con la complicidad de los fans, muchas veces se inventan todo tipo de peregrinas excusas para enfrentar a los héroes. Estos combates resultan ser un ejercicio de frikismo para calmar nuestras ansias geek, pero a veces pueden dar lugar a situaciones tan ingeniosas y memorables como la que nos ocupa. En esta ocasión la historia que se montaron para justificar que los héroes se dieran de guantazos entre sí es una especie de torneo intergaláctico en el que son obligados a participar por una raza alienígena. Eso es lo de menos, lo que cuenta es que tenemos a dos héroes que controlan los elementos, frente a frente. En realidad todos esperábamos que Thor venciese, después de todo es un dios, pero lo que no nos esperábamos es el cómo. Digamos que cuando el rubiales se empeña, ninguna dama diría que no.

thorstorm

87. ¡Hulk contra Thor!

La verdad es que esta entrada no tiene mucho que añadir. Otra vez una típica historia para crear una excusa en la que los héroes se enfrenten desemboca en una serie de combates. No tendría nada de especial si no fuera porque la historia a la que nos referimos data de los años 60, cuando estas cosas no eran tan habituales, y nos deja una de las imágenes más icónicas del enfrentamiento entre los dos héroes más poderosos de Marvel. Una escena mítica.

DEFEND010009_col

86. Batman cabreando a la protectora de animales.

Siempre he dicho, que aunque en el cine disfruto de las películas de Batman, en los comics nunca he sido un gran seguidor de sus aventuras. A pesar de eso sí que he llegado a leer unas cuantas de sus historias y entre ellas una de las que me dejó huella fue la que narraba la primera aparición de Ra´s Al Guhl , uno de los enemigos más peligrosos de Batman (y el elegido por Christopher Nolan para su primera película del murciélago). Aunque es una historia plagada de grandes momentos para el recuerdo he decidido quedarme con un momento aparentemente intrascendente pero que resulta de una gran espectacularidad. Una de las razones por las que Batman no me acaba de llamar la atención es por su falta de poderes ¿qué hazaña espectacular podía realizar un hombre normal por muy bien que supiera pelear? Pues bien esa pregunta me fue respondida en dicha aventura cuando en un momento dado Batman es atacado por un leopardo que se abalanza sobre él. Con gran calma y frialdad el cruzado de la capa se deja morder el codo y lo va introduciendo en la boca del animal cada vez más adentro hasta que en un momento dado…

1014419_10201658401565269_1961442250_n

Podría haber usado cápsulas de gas de su cinturón y tal, pero así mola mucho más.

85. Y el Duende es…

A poco que uno haya visto las pelis de Spiderman sabrá que el villano por excelencia de Spiderman no es otro que el Duende Verde. Dicho personaje murió en un acto de justicia poética empalado por su propio aerodeslizador cuando trataba de matar a Spiderman y todo esto tras asesinar a la novia del héroe, allá por los primeros 70. Aún así el recuerdo del villano seguía vigente 10 años después y los fans continuaban reclamando  su regreso. El por aquel entonces guionista de la serie, Roger Stern, decidió escucharles… a medias. Stern creó a un villano de identidad desconocida que encontraba por accidente uno de los escondrijos del Duende Verde y que conseguía adaptar sus poderes y mejorar su tecnología. Rediseñando su uniforme, el nuevo villano se llamaría sí mismo simplemente “el Duende”.  Rápidamente ganó en popularidad y pasó a convertirse en el peor enemigo de Spiderman, con el aliciente de que ni el héroe ni los lectores sabían la identidad del hombre bajo la máscara. Cuentan que Stern no le contó ni a su mujer la identidad del Duende. Así ocurrió que, debido a avatares editoriales el guionista tuvo que abandonar la serie de Spiderman prematuramente y sin poder cerrar el argumento, por lo que sus sucesores se encontraron con la papeleta de resolver un misterio del que ni ellos conocían la solución. La historia se fue enrevesando más y más puesto que los guionistas se iban pasando la patata caliente, y el misterio sobrevoló la serie arácnidad durante años. Al fin, en los últimos 80 se decidieron a darle una salida e inventar una solución plausible. Lo cierto es que los guionistas lo hicieron bastante bien teniendo en cuenta el material con el que contaban, pero aún así la sensación de insatisfacción estaba en el aire y siempre dio la impresión de que no se había dicho la última palabra sobre el tema. Y así fue. 15 años después de la creación del personaje Roger Stern escribió una miniserie explicándolo todo y mostrando la batalla final entre el verdadero Duende y Spiderman. Y por fin vimos la cara del Duende:

1001351_10201659112903052_1789619678_n

Al final, la identidad en sí no resultó ser  muy trascendental, la verdad sea dicha, pero lo importante es que el misterio más longevo de los comics Marvel había sido resuelto.

84. En el país de los Doctores Muerte el Doctor Muerte es el rey.

Una de las cosas que me hacen pegar botes de alegría cuando leo comics es contemplar que el escritor tenía un plan desde el principio y que las piezas van encajando como un puzzle sideral. Disfruto como un enano cuando a partir de un hecho aparentemente intrascendente se construye un final que no te ves venir. Así es como lo hizo Jonathan Hickman, guionista de los 4 Fantásticos en estos últimos años. Desde el principio fue construyendo una trama en la que el Doctor Muerte (el gran enemigo de los 4 Fantásticos y del universo Marvel en general) parecía tener una importancia capital. Todo comenzaba con el descubrimiento por parte de Reed Richards de la existencia de un consejo interdimensional formado por versiones alternativas de él mismo que se dedicaban, entre otras cosas, a viajar de realidad en realidad lobotomizando y encerrando Doctores Muerte por todo el multiverso. En un principio resultó ser un hecho anecdótico sobre el que no se volvió a hablar y enseguida se pasó a las tramas principales. Al final los 4 Fantásticos combaten una amenaza cósmica con la ayuda del Doctor Muerte, que queda atrapado en la destruida base del consejo de los Richards, en otra dimensión.  El villano, solo, recorre los salones y estancias de la destrozada base y los lectores se preguntan qué será de él. De repente uno se acuerda de todos los Muerte lobotomizados que habían sido encerrados por el consejo de los Richards cuando estos empiezan a salir de entre las ruinas y a reunirse en torno al villano:

parlamento

Muerte se sienta en el trono, aclamado, y puede empezar a construir de nuevo un reino.

83. El final de la saga del clon.

Spiderman llevaba sin ser Spiderman años. El intento de Marvel por devolver el personaje a sus orígenes no había funcionado y estaba claro que hacía falta una mirada al futuro en vez de al pasado. Atrás quedaba una enrevesada saga con decenas de tebeos que había puesto patas arriba al personaje y ahora el futuro incierto se abre ante Spiderman y ante los lectores. Es un final agridulce, salpicado de una dolorosa pérdida, pero a la vez un final lleno de esperanza. Siempre he dicho que si hubiera que escoger cual debería haber sido el último capítulo de la historia de Spiderman, debería haber sido éste. Peter y Mary Jane mirando juntos hacia el futuro.

Spider-Man075-40

82. Esta vez el malo sí que es quien menos te esperas.

Los años 90 pasarían a la historia del cómic como una década de sobreexplotación de  personajes, donde el mercado se inundó de series, la mayoría de las cuales no valían ni el papel en el que estaban impresas, donde el concepto de madurez y realismo pasaba por hacer personajes hipermusculados de mandíbulas apretadas y enormes pistolones (hasta Hulk llevaba armas en aquellos años) y donde las editoriales, especialmente Marvel, nos bombardeaban con crossovers (la mayoría intrascendentes) mes sí y mes también. Entre estos crossovers uno de ellos destacó sobre los demás por la importancia mediática. En el año 1996 los gerifaltes de Marvel tenían en mente una maniobra comercial que implicaba la desaparición de un buen número de héroes , para lo cual se creó un villano a la altura de tal hazaña, de nombre Onslaught. Dado que se quería aprovechar para cerrar unas cuantas tramas abiertas en las series relacionadas con la patrulla-x el villano surgió del entorno mutante y rápidamente comenzó una campaña promocional donde se nos aseguraba que Onslaught venía y que nadie estaba a salvo, que esta vez sí que sí, después de su paso nada volvería a ser lo mismo (mentían, lógicamente). Onslaught era la mayor amenaza a la que se había enfrentado el universo Marvel y nadie sabía quién o qué era. Finalmente, tras meses de conspirar y planear en la sombra, con pistas aquí y allá, Onslaught comenzó su asalto contra el universo Marvel empezando por la Patrulla-X y quedó clara exactamente la naturaleza de la amenaza:

Onslaught_h05

El profesor Xavier resultaba ser Onslaught. Con el transcurso de la historia  descubrimos que también había algo de Magneto (parece lógico por el aspecto) y el monstruo acabó por ser una identidad independiente , pero la revelación dejó a más de uno patidifuso.

81. Ahora es el turno de Lobezno.

El club fuego infernal es un interesante grupo de antagonistas de la Patrulla-X creado durante los 80. Claramente inspirado en las sociedades secretas que se dice que dominan el mundo en la sombra, dicha institución constituye un selecto club de los ricos y poderosos dirigido, sin el conocimiento de sus miembros, por el círculo interno, cuya mayoría son mutantes. Los villanos cruzaron sus caminos con la Patrulla-X al fijarse como objetivo la abducción de Jean Grey para formar parte de dicho círculo. Naturalmente esto provocó la respuesta del grupo de héroes que asaltaron la sede del club en Nueva York para rescatar a su compañera, pero el círculo interno estaba preparado para el ataque. Nada más empezar la pelea, Harry Leland, el llamado Alfil Negro, utilizo su poder para incrementar la masa de Lobezno cientos de veces haciéndole atravesar varias plantas del edificio hasta hundirle en las alcantarillas. Tras una pelea brutal, el resto de la Patrulla-X cayó derrotada. Todo el mundo dio por muerto al mutante de las garras. Sin embargo, a muchos metros bajo el edificio, el agua putrefacta comenzaba a burbujear y algo surgía de ella…

7960

En una de las imágenes más icónicas del personaje, Lobezno proclamaba que los villanos ya habían tenido su turno y que ahora le tocaba a él. Ni que decir tiene que el club fuego infernal no iba a vivir su mejor momento.

Anuncios

~ por ultronilimitado en julio 29, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: