Un día como ningún otro…

Los que hayáis estado al corriente de mi facebook estos últimos días me habréis leido poner esta frase más de una vez y quizá alguno hasta se haya preguntado qué significa y cual será ese famoso día como ningún otro.

Pues bien el pasado 27 de Abril, en España, llegó un día como ningún otro (también en muchos otros paises y en alguno que todavía está por llegar). ¿Y por qué ese día fue como ningún otro? La respuesta es tan exagerada para algunos como cierta para muchos otros, y es ni más ni menos porque en ese día se estreno una película que mucha gente llevaba años esperando, una película que mucha gente (entre los que se encuentra el que suscribe) pensaba que era imposible de llevar al cine y lo más importante es que esa película que tanta gente llevaba esperando resultó ser lo que (casi) todos soñaban ver en ella. Más aún, resultó que esa peli podía ser también disfrutada por aquellos que ni siquiera sabían ni remotamente que existiera el concepto que le daba origen. Estoy hablando, naturalmente, de Los Vengadores.

Para el que no lo sepa (incluso después de haber visto la película) Los Vengadores es una serie de comics nacida en 1963 de la mano y la imaginación del guionista Stan Lee y del dibujante Jack Kirby, serie que representa (y más en estos últimos años si cabe) el corazón del universo de ficción que comparten todos los superhéroes y personajes creados por la editorial Marvel Comics (para los que solo los conozcan del cine diré que son básicamente todos, menos Superman y Batman). Este hecho, que tanto juego ha dado en los comics (Capitán América meets los 4 fantásticos!, Thor meets Spiderman!, Hulk meets Iron Man!) era el que precisamente, en mi opinión, hacía dificil el trasladar a Los Vengadores al cine. ¿Como se iba a explicar en una película un comic que bebe tanto del concepto de universo compartido por miles de personajes?. La respuesta estuvo clara para Marvel: hacerlo en varias películas.

Desde 2008, Marvel ha estado trasladando el núcleo central de su universo de ficción a la gran pantalla. Un largo camino que ha culminado en la película que nos ocupa y que a tenor del resultado final, ha resultado ser un camino que ha merecido la pena. Y es que Los Vengadores es mucho más que el festival de efectos especiales y acción (que también) que uno se podía esperar de este tipo de películas. Los Vengadores es una de las mejores películas de su género, si no la mejor, al menos de los últimos 10 años, y una película más que digna en términos generales.  ¿Y por qué?, pues sencillamente porque consigue lo que la inmensa mayoría de las películas actuales de su género no consigue: entretener, divertir y, para algunos, emocionar. Es una película de superhéroes que se muestran como tales sin complejos, sin avergonzarse de ello y, lo más importante, sin avergonzar al espectador. A ningún tipo de espectador. Es una película que traduce el lenguaje de los comics al cine sin renunciar a la esencia de lo que hizo grande a la fuente original pero sin dejar fuera a la gente que no ha oido hablar de ella en su vida. Una película donde las dósis de acción y humor (y hay mucho de ambos) se integran de la manera adecuada, de tal forma que resulta un espectáculo soberbio, que no agota al espectador pese a que la épica, sobre todo en el tercer acto, brota a borbotones. Aunque, como siempre en este tipo de películas, alguien podría argumentar la simplicidad de la historia, creo que hay una clara línea entre lo sencillo y lo idiota. La trama tiene lo justo para llevar adelante la película, sin pensar que el público se chupa el dedo (al menos no todo e público), pero sin falsas pretensiones de profundidad. La forma en la que los Vengadores estimula nuestra imaginación se basa en otras virtudes, tan o más válidas que la profundidad argumental, que son, en adición a la espectacularidad y el humor, la más que notable caracterización de los personajes, que se reparten el protagonismo de manera casi coral en la que todos ellos tienen su momento de gloria (aunque Iron “Robert Downey Jr.” Man raye a algo más de altura que el resto) y en las interacciones entre ellos, diálogos inteligentes y chispeantes mediante

En definitiva Los Vengadores es un blockbuster que oscila entre el notable y el sobresaliente, que arranca aplausos entre el respetable (leed unos cuantos foros si no me creeis) eliminando prácticamente todos los defectos de los que adolecen este tipo de películas (guión idiota, diálogos tontos, personajes planos, acción indescifrable por el ojo humano) y combinando los elementos adecuados para llegar a toda clase de público. No es una película perfecta (¿alguna lo es?) y sus defectos podrían ser enumerados sin problemas, pero sin duda sus virtudes son las suficientes como para que la balanza se incline claramente hacia el lado positivo. Id a verla, no os arrepentiréis.

Para terminar quisiera decir algo que aclarará definitivamente la duda que comentaba al principio. Durante sus primeras décadas de vida, todas las colecciones de Marvel llevaban un pequeño texto de introducción, una entradilla de unas pocas líneas en la parte superior de la primera página, que en el caso de Los Vengadores rezaba así: “Y llegó un día, un día como ningún otro, en el que los héroes más poderosos de la Tierra se unieron ante una misma amenaza. Para combatir enemigos que ningún superhéroe podía enfrentar solo. En ese día nacieron Los Vengadores”

¡Vengadores, reuníos!

Anuncios

~ por ultronilimitado en mayo 2, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: