Crítica de cine: X-Men:Primera Generación.

Quizá debería empezar por advertir que las impresiones que me ha producido esta película se encuentran claramente condicionadas por el hecho, poco habitual en mí, de que no he tenido más remedio que verla en versión original. Ello ha aportado indudables ventajas a la hora de percibir detalles que se perderían en la versión doblada pero ha influido negativamente al tener que aumentar la concentración para no perder ripio de la historia. Vaya por delante que soy firme defensor del doblaje (y más en estos tiempos, donde cada cual puede elegir la versión que más le guste)  al que considero un auténtico y meritorio arte, pero a pesar de todo creo que ver esta película en VO, pese al ligero sobreesfuerzo, ha tenido su parte positiva. Y es que puede resultar muy divertido ir al cine con rusos cuando un 20% de la película es en ruso, con actores americanos, claro.

Pero dejando de lado esta puntualización y centrándonos en la película en sí se puede decir que uno sale satisfecho de una película que por momentos recuerda a las clásicas películas de 007. Aquí la trama tiene un punto jamesbondiano, con villano a punto de provocar la tercera guerra mundial y trasfondo de espionaje y conspiración internacionales incluido, solo que añadiendo tipos con superpoderes a la mezcla. El resultado resulta atractivo, la trama tiene la complejidad justa para este tipo de películas, reforzada claramente por el carisma de los personajes, entre los que destaca Magneto que en cierta manera viene a ser el protagonista de la historia. A esto habría que añadirle el aliciente de ver la evolución de las relaciones entre ellos y su posterior encaje en la saga iniciada con las dos primeras películas de Bryan Synger.

A este respecto habría que añadir que hay ciertos puntos que presentan falta de congruencia con los hechos que están por venir y que directamente se nota que obvian ciertos acontecimientos, por ejemplo, de la película de Lobezno, que carecerían de sentido. También los puristas del comic, claramente una minoría, podrían sentirse ofendidos por la libertad con la que se trata a ciertos personajes. Pero al final no dejan de ser aspectos anecdóticos que no empeoran apreciablemente la película. En resumen, X-Men: Primera clase es una película sólida que está por encima del típico blockbuster veraniego, que a pesar de ello cuenta con algunos momentos espectaculares, y  que en general deja satisfecho al espectador. Se pone a una altura quizá ligeramente inferior a las dos primeras partes, pero muy por encima de la tercera, poniendo de manifiesto que Synger está en el alma del film.

A título personal, quizá sin que haya pasado a convertirse en una de mis películas preferidas, si que tiene un punto de cierta nostalgia. Por momentos esta película me retrotrae a aquel año 2000 en el que, a diferencia de ahora, las películas de superhéroes escaseaban y aquella primera película de X-Men suponía la realización de un auténtico sueño.  Uno no puede evitar acordarse de lo que sintió la primera vez que vio en carne y hueso y en pantalla grande a sus héroes de papel.  Recordar la carne de gallina al ver a Magneto de niño doblando los barrotes de hierro, o sentir un escalofrio al oir por primera vez el puño de Lobezno producir el sonido metálico del adamantium al chocar. Es posible que aquel universitario de 21 años que se maravillaba de ver aquello hubiera disfrutado igualmente de esta película.

Anuncios

~ por ultronilimitado en junio 16, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: