La lavadora, esa gran desconocida.

Cuando dije que quería hacer un blog para contar mis aventuras en el extranjero nunca pensé que escribiría una historia como esta, pero la vida tiene estas pequeñas cosas cotidianas. Y es que va ser verdad que para los que no hemos visto una lavadora ni por el forro la puesta en marcha del susodicho electrodoméstico tiene su aquel. Algunos (sobretodo algunas) ya estaréis pensando en el grado de inutilidad que exhibo en estas lides. Pero la cosa tiene miga y tengo una buena excusa para mi odisea con el aparatejo. Para empezar diré que en Nancy ponía las lavadoras de la residencia sin problema alguno, eran más bien facillillas: 5 botones, uno para cada temperatura y santas pascuas. Pero yo todo el tema de los programas de lavado y tal a mí me sonaba a chino. Bueno, pues no hace falta que suene a chino para que se complique la cosa, ¡basta que suene a aleman!

Reto a cualquiera sin mucha experiencia en lavadoras que trate de averiguar como lavar la ropa en un cacharro en que todo viene escrito en alemán. Me salió carete el lavado de la ropa, ya que entre arriesgarme a destrozar los trapitos que me pongo normalmente (no son de armani, pero hacen su labor) o ir apestando a choto, prefería asegurarme llamando a alguien que supiera de lavadoras y un poco de alemán. Así que imaginaos a mi madre haciendo de técnico/traductora al aparato, yo deletreando las palabrejas raras que aparecían escritas y mi madre intentando averiguar que era aquello y si convenía a mi ropa o no. Madre mia hasta que nos aclaramos. En un momento hasta me arrepentí y quise sacar la ropa, pero ya no había marcha atrás, aquella portezuela estaba más que bloqueada. Sudores me entraron y todo. Al final de perdidos al rio, lo puse en “fein”, que ponía un 30 al lado, eché ariel en todos los compartimentos que habia y a rezar.Lo de la llave de paso del agua era otro tema, porque mira que costaba asegurarse de que estaba abierta, pero al final parece que caia el agua, así que así lo dejé. Y parece que tras un buen rato de sufrimiento y pastizal de movil la cosa acabó por salir bien, porque la ropa salió limpia y ya más o menos tengo una idea de como lavar las cosas la próxima vez.

Un problema menos, falta conseguir internet permanente y encontrar un sitio y gente para salir de fiesta y ya lo tendré todo.

Chussss (o como se escriba)

Anuncios

~ por ultronilimitado en febrero 12, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: